Deshidratación

Falta de líquidos corporales adecuada para que el cuerpo lleve a cabo sus funciones a nivel óptimo. Puede ocurrir por pérdidas de líquidos, falta de ingesta, o ambas situaciones juntas.

CAUSAS, INCIDENCIA Y FACTORES DE RIESGO

1. Deshidratación por pérdidas . Puede ocurrir en situaciones de:

  • Vómitos
  • Diarrea
  • Exceso de pérdidas por orina (poliuria)
  • Sudoración profusa (situaciones de fiebre, por ejemplo)

2. Deshidratación por falta de aporte . Puede ocurrir en situaciones de:

  • Náuseas
  • Estomatitis (inflamación de la boca) o faringitis (de la faringe)
  • Enfermedad aguda con pérdida de apetito. Es mucho más importante en niños, enfermos y con fiebre, que rechazan los líquidos.

Las pérdidas de hasta 5 % se consideran leves; hasta el 10 %, moderadas; y hasta el 15 %, severas. La deshidratación severa puede llevar al colapso cardiovascular (o shock ) y a la muerte, si no se trata rápidamente.

SÍNTOMAS CLÍNICOS

  • presencia de vómitos, diarrea, poliuria, sudoraciónů
  • poca ingesta de líquidos
  • ojos hundidos
  • lengua y mucosas de la boca secas o pegajosas
  • fontanelas hundidas en los lactantes
  • "signo del pliegue": a la piel le falta su elasticidad normal y si uno la pellizca, el pliegue resultante no vuelve a su sitio.

DIAGNÓSTICO

Examen físico . Suele haber tensión arterial baja y pulso rápido (taquicardia).

Analítica . Puede haber alteraciones en los iones (electrolitos) de la sangre, aumentos en la urea y la creatinina del plasma (por la postura defensiva del riñón ante la deshidratación), y acidosis (aumento del CO2 en sangre).

TRATAMIENTO

La deshidratación leve se trata con reposición oral de líquidos y sales (iones), utilizando cuando es posible soluciones de rehidratación comerciales (tipo Sueroral, Bebesales, etc) o caseras, como la llamada "Limonada alcalina" . Ésta se prepara disolviendo en 1 litro de agua el zumo de 2 limones, una cucharada de bicarbonato sódico y azúcar al gusto.

La deshidratación grave precisa líquidos intravenosos, y generalmente, hospitalización.

PRONÓSTICO

El reconocimiento y tratamiento precoces de la deshidratación lleva a un restablecimiento rápido. La deshidratación grave no tratada puede terminar en convulsiones, daño cerebral permanente o muerte.